LOS TRASTORNOS DE ANSIEDAD

Los trastornos de ansiedad son altamente incapacitantes para el que los padece.

El miedo a sufrir un ataque de ansiedad invade la vida de la persona, que entra en un círculo vicioso de "ansiedad por miedo a un ataque de ansiedad" perpetuando y agravando el problema.

Las terapias para solucionar los problemas de ansiedad tienen, además de un componente necesario de enseñar a la persona a relajarse, una parte cognitiva importante: aprender a detectar señales de ansiedad y manejar la situación reevaluando la situación.

LOS TRASTORNOS DE ANSIEDAD

CRITERIOS DIAGNÓSTICOS DIFERENTES TRASTORNOS DE ANSIEDAD

LOS MODELOS EXPLICATIVOS DE LA ANSIEDAD

TRATAMIENTOS PSICOLÓGICOS

¿NECESITAS AYUDA?

Tel. 676 173 715

email: almudenapelaez.psicologa@gmail.com

CUANDO LA NECESIDAD DE CONTROL SE VUELVE PATOLOGÍA

 

Hay determinadas personas que "necesitan" tener el control sobre todas las situaciones que rodean su vida, y así lo reconocen: "yo tengo que controlarlo todo".


El gran problema es no saber diferenciar entre hacer una previsión sobre las cosas que afectan a nuestra vida, e intentar que todo esté en orden y la realidad que a veces nos encontramos de que las cosas no salen como habíamos planeado.

Las personas controladoras viven permanentemente organizando y planificando su existencia, lo que les da seguridad, y temen que algo se escape del camino trazado. El problema es que la vida no va a ser tan disciplinada para hacer lo que nosotros queremos y muchas veces suceden cosas que no estaban en la hoja de ruta. Para un "controlador" esto supone una sensación de miedo y ansiedad, hace temblar sus cimientos.

Es necesario diferenciar entre la planificación de nuestra hoja de ruta, con nuestros sueños, propósitos, necesidades... al establecimiento de un planning cerrado de estas mismas circunstancias, rígido, medido, porque es imposible "controlar" todo, y la adaptación a las situaciones cambiantes sí nos da el auténtico control: hay que cambiar la idea de planificar el entorno por la de controlar nuestra forma de responder a las situaciones cambiantes.

La patología asociada a este personalidad se asocian a miedo al entorno, rigidez de pensamiento y ante todo: un altísimo nivel de ansiedad por su incapacidad de conseguir que todo suceda como ellos quieren. 

El trabajo terapéutico de estas personas se basa en flexibilizar su pensamiento, dando cabida a las diferentes posibilidades desconocidas que se pueden producir a lo largo de la vida, y aprendiendo a dar respuesta a lo inesperado. Conseguir dar respuesta a las necesidades que se van planteando les dará más seguridad en su propia capacidad. Cuando aprenden que la vida no es, ni debe ser, perfectamente diseñada, aparece la capacidad de afrontamiento y los niveles de ansiedad, los miedos y los pensamientos obsesivos van cesando. 
 

"El destino es el que baraja las cartas, pero nosotros los que las jugamos"

Arthur Schopenhauer

TAL VEZ SEA EL MOMENTO DE HACERLE UN "ERE" A TUS PREOCUPACIONES

Imagina que tu cerebro es una empresa, con muchos departamentos.

Tienes un departamento dedicado al procesamiento de la información que recibes. Este departamento distribuye el trabajo etiquetándolo: en algunas ocasiones los "problemas" que aparecen pasan al Departamento de Aceptación, ya que no son realmente problemas por resolver, son situaciones de la vida que tenemos que encajar.

En el Departamento de Aceptación hay personas con gran experiencia de la vida que tratan de encajar esas situaciones irresolubles dentro de nuestra vida. Ojo con los becarios, como se les encargue la gestión de emociones vinculadas a estos no problemas-lances de la vida, pueden liarla pardísima, dando una respuesta poco adaptada a la situación.

El resto de situaciones que entran en el Departamento de Procesamiento de la Información, pasan al Departamento de Solución de Problemas. Aquí se suele formar el gran lío. En este Departamento hay un servicio de clasificación: ponderan la importancia y la urgencia de los problemas y los pasan a urgentes/importantes, prioridad media o cosas que habrá que ir pensando en algún momento.

Este es el departamento complicado. Tiene fama en algunos cerebros. Las personas que han hecho una buena selección de personal de este Departamento tienen buenos empleados: eficaces, eficientes, organizados. Suelen tener la mesa limpia, porque atienden con diligencia los asuntos que entran, analizan las situaciones y suelen ser bastante certeros en sus diagnósticos.


Ahora bien, hay cerebros con unos Departamentos de Solución de Problemas. con muchísimo personal, todos caminando de un lado a otro como pollos sin cabeza, resoplan quejándose de la cantidad de trabajo que tienen, están desmotivados, se les acumula el trabajo y la sobrecarga de problemas les lleva a tomar decisiones erróneas, o directamente no tomarlas.

Aquí esta la sobrecarga, este es el Departamento sobre el que hay que actuar. Tiene tantos empleados que el Departamento de Ocio y Tiempo Libre no tiene recursos, y hay pocos trabajadores, no les llega material. Todo queda bloqueado en el otro Departamento.

Toda la empresa cerebral les odia, taponan, ralentizan y su ineficacia hace que el Departamento de Somatizaciones se tenga que "comer más de un marrón".

De nada sirve un buen cerebro con estupendas instalaciones si tienes problemas en este departamento. Tal vez sea el momento de reorganizar la plantilla: menos personal y más dinámico en su trabajo. Distribución de problemas: el Departamento de Problemas urgentes es como una unidad de intervención rápida: tiene prioridad absoluta y no le suele gustar que personal del departamento de "anticipación de problemas futuros" (les llaman los "y sis", unos cenizos) estén pululando y estorbando constantemente. Interrumpen, distraen, hacen que el cerebro no pueda realizar su trabajo perfectamente.

Si estás teniendo problemas con los departamentos de tu cerebro, haz una auditoría: recoloca al personal, da prioridad a aquellos departamentos eficientes y elimina al personal que dinamita el buen funcionamiento de tu empresa.

Hay excelentes cursos de formación sobre solución de problemas, bloqueo de preocupaciones innecesarias, priorización, relajación, gestión del tiempo libre, relativización...

Si vas a preguntar a algún asesor externo, probablemente te hablarán de ansiedad anticipatoria, necesidad de control de aquello que en incontrolable y técnicas distractoras.

Tu cerebro puede tener un Trastorno de Ansiedad Generalizada. Si ese es el caso, hazle un ERE. Tienes personal poco cualificado que está enfermando tu empresa

"CORDILLERA ANSIEDAD", lo que nos separa del "VALLE TRANQUILIDAD"

Por algún extraño motivo en el camino de la vida, muchos de nosotros nos tropezamos con la Cordillera "Ansiedad", que nos genera una sensación de impotencia por ser incapaces de subirla.
Algunos, con mentalidad de escaladores, suben con paciencia, no olvidando jamas el objetivo: llegar al otro lado de la cima, para poder descansar en ese valle de hierba fresca y río transparente que es la Tranquilidad.

Otras personas no pueden, no saben o simplemente se bloquean ante la visión de un risco abrupto y peligroso, que les genera miedo y la anticipación de un malestar físico y psicológico antes incluso de ponerse las botas: la visión de la escalada de cualquiera de los picos de la cordillera Ansiedad les transporta a una situación que viven como si se estuviera produciendo: miedo, impotencia, sensaciones físicas (taquicardia, nudo en la garganta, parestesia en las AN, ganas de vomitar, mareos...). 

Este núcleo de personas en muchísimas ocasiones necesitan la ayuda de un "sherpa psicólogo" que les vaya indicando el camino (los sherpas conducen, no te suben a caballito). 

La cordillera Ansiedad tiene diferentes picos escarpados y cada uno de los que tienen la mala suerte de haberse topado con este avatar de la vida, lo encarará por la montaña que le toque: puede ser "Pico Ansiedad Generalizada" (miedo anticipatorio a algún problema irresoluble, teniendo siempre algún motivo de preocupación), "Pico Agorafobia" (sensaciones de incontrolabilidad de síntomas somáticos ante una situación en la que consideran que tienen difícil escape: cine, centro comercial, aula, salir a la calle), "Pico Hipocondriasis" (miedo y preocupación constante a padecer una enfermedad, buscando información confirmatoria respecto a la sintomatología), "PicoFobia" (miedo irracional con sensaciones de pánico ante un estímulo concreto: arañas, aviones, tren, payasos...), "Pico Fobia Social" (sensaciones de angustia ante la interacción social), "Pico Trastorno Obsesivo Compulsivo" (pensamientos incontrolables y rituales para bajar la activación y desactivar los pensamientos), "Pico Trastorno de Estres Postraumático" (miedo irracional y recuerdos persistentes sobre una situación traumática experimentada), "Pico Trastorno de Conversión", "Pico Trastornos Psicosomáticos".... y podríamos seguir, la cordillera es larga, con profusión de picos escarpados.

Si estás delante de esta cordillera ten la seguridad que ninguno de sus picos ha matado a nadie, pero hay personas que jamás se atrevieron a escalarlo, en el campamento base podrás encontrar a muchísimas personas que llevan meses, años, mirando a la cima con impotencia.

Si no quieres habitar en ese campamento base, que es más frío y desolador que la propia escalada, reúne fuerzas, piensa en el valle, y si aún así no te sientes capaz, contrata un sherpa. La vida está al otro lado.