DIFERENCIAS ENTRE PESADILLAS Y TERRORES NOCTURNOS

Las pesadillas infantiles y los Terrores nocturnos se engloban dentro de los Trastornos del Sueño, en el grupo de las Parasomnias, que son aquellos trastornos del sueño que se caracterizan por conductas anormales asociadas al sueño. En el niño puede requerir intervención psicológica si aparece miedo a dormirse, a la oscuridad, a conciliar el sueño o problemas de irritabilidad o ansiedad.

DIFERENCIAS ENTRE LAS PESADILLAS Y LOS TERRORES NOCTURNOS

PESADILLAS

  • Normalmente el niño se despierta durante el episodio y recuerda el contenido del sueño. 
  • Los contenidos del sueño recordados son muy elaborados. 
  • Durante los episodios no suelen aparecer movimientos ni vocalizaciones ya que no existe tono muscular. En el caso de que aparezca alguna palabra o grito indica el final de la pesadilla. 
  • Al despertarse: sensación de miedo y ansiedad asociadas al recuerdo del sueño 
  • Aparecen en la fase de sueño REM. 
  • Inicio entre los 3 y 6 años. 
  • Suelen remitir a medida que el niño se hace mayor

TERRORES NOCTURNOS

  • A pesar de que puede incorporarse de la cama e incluso llorar o gritar, resulta muy difícil despertarle. No recordará nada
  • No recuerda el contenido
  • Pueden aparecer verbalizaciones y/o vocalizaciones
  • Se experimenta una intensa ansiedad con gran agitación
  • Aparecen en el sueño No REM.
  • Suelen darse en la segunda mitad de la noche.
  • Inicio entre los 4 y 12 años.
  • Suelen desaparecer con el tiempo y normalmente no precisan tratamiento farmacológico.
  • Se dan en la primera mitad de la noche.