¿ES LA ANSIEDAD LA PRINCIPAL CAUSA DE LOS TRASTORNOS PSICOLÓGICOS DEL MUNDO OCCIDENTAL?

Sin lugar a dudas la respuesta es SI.

Probablemente la sociedad occidental se haya convertido en una cultura enferma, que no ha sabido equilibrar el progreso con la necesidad de preservar todo aquello que hace a la persona poder vivir el momento, tomar su tiempo para ordenar sus prioridades.

Nuestra sociedad nos impone un ritmo frenético en el que nos vemos inmersos desde la escuela: superación, consecución de objetivos, no quedarse atrás, ser el mejor, no fracasar.

Esta presión constante hace que las personas terminen perdiendo el contacto con su mundo interior, con sus deseos y necesidades, algo íntimo ligado a la personalidad, los intereses y la concepción del mundo.

Son muy pocos los que logran imponer su propio ritmo de vida y reflexionar sobre sus verdaderas prioridades, y nos terminan convenciendo que hay que esforzarse por tener más, aunque en la mayoría de los casos, los esfuerzos son los que consumen el tiempo, pero no se disfruta de lo conseguido, surgiendo inmediatamente nuevos retos que nos impiden pararnos y tomar aliento.

Un ligero estrés es necesario para la activación, y por supuesto tener metas y objetivos es el motor de la vida, pero en ocasiones convertimos nuestra vida en una sucesión de metas extrínsicamente impuestas sin pararnos jamás a analizar si el desgaste por “alcanzar” compensa nuestra vida.adi

Nos falta reflexión, nos falta valentía para pararnos y decir: esto no es lo que quiero hacer de mi vida. A este respecto, hay un precioso poema de Konstantin Kavafis, “Itaca”, que nos habla sobre nuestro paso por la vida buscando llegar a una meta y sin disfrutar del camino, siendo realmente el camino el tesoro.A

El problema que genera esta búsqueda constante de superación y consecución de objetivos, así como el sentimiento de fracaso que sentimos en algunas ocasiones (por no llegar, por no poder ser, por fallar), es un factor determinante de la aparición de muchos trastornos psicológicos, sin embargo, hay que entender que la ansiedad a veces es una causa de un trastorno y en otras ocasiones es un efecto de algún otro problema.

Voy a intentar hacer un pequeño y rudimentario croquis de cómo se manifiesta la ansiedad en diferentes trastornos. En muchas ocasiones la ansiedad irá acompañada de depresión, y aquí tenemos un círculo vicioso: estar deprimido genera ansiedad por no poder estar bien; tener ansiedad puede llevar a una depresión por el sentimiento de indefensión y desesperanza ante la agitación constante.

Sería demasiado extenso exponer todos los trastornos o problemas comunes en consulta y el punto que ocupa la ansiedad en ellos, por lo que simplemente, a través del listado que se incluye, y pinchando sobre él se puede obtener más información.

Si padecéis de ansiedad, recordad que los síntomas físicos y el miedo a ellos se pueden mitigar con un trabajo personal que empieza con aceptar la ansiedad como algo natural, descubrir su origen y empezar a trabajar en su superación de una forma sosegada, incidiendo expresamente en el origen mental del síntoma físico.