Tratamiento de la Agorafobia: luchando contra una mente que engaña al cuerpo

La agorafobia se define como un miedo irracional a sufrir un ataque de pánico ante determinadas situaciones, algo que llega a obsesionar de tal forma a la persona que tan sólo con pensarlo puede sufrir los síntomas somáticos que acompañan a su miedo (mareos, ganas de vomitar, parestesias, sudoración, taquicardia, etc).

El tratamiento puede resultar complicado porque hay que trabajar con síntomas físicos, además de los pensamientos catastrofistas y vencer las resistencias del paciente a exponerse (base de la  mejoría), porque, lógicamente el miedo actúa como un repelente de la situación.

Estas son algunas de las técnicas con las que se trabaja la Agorafobia: