Sentirnos inferior a nuestra pareja

 

La autoestima, aspecto básico en cómo nos relacionamos con los demás, cobra un papel muy importante en las relaciones de pareja.

A la hora de buscar pareja: La gente con autoestima baja encuentra dificultades a la hora de encontrar pareja, ya que al no valorarse siempre dan por sentado que fracasarán. Eso les hace cohibirse a la hora de intentar entablar una relación y buscar parejas por debajo de sus posibilidades. Por supuesto pueden encontrar pareja, y se sienten agradecidos de tenerla, pero no es de extrañar que por diversos motivos estas personas no cumplan sus expectativas. A veces los conflictos se producirán porque la pareja se da cuenta que no puede "alcanzar" en muchos aspectos a la otra persona, la que sufre de una autoestima baja y sin embargo tiene un mayor potencial

En los conflictos de pareja: Las personas con baja autoestima pueden culpabilizarse por todos los problemas que surjan en la convivencia y, al no confiar en sus capacidades, dejarán que sea la otra parte la que busque soluciones.


En el mantenimiento de la pareja: Las personas con autoestima baja pueden caer en situaciones de dependencia o sumisión, ya que estarán dispuestas a hacer cualquier cosa para no ser abandonados, porque están seguros de no valer lo suficiente para la otra persona y de que no encontrarán a nadie más que los quiera.


La falta de autoestima puede influir negativamente en nuestra relación de pareja, hasta el punto de crear conflictos serios, como: 

Relaciones adictivas: Si una persona siente que no tiene valor por sí misma, que no es nadie sin el otro, utilizará a su pareja como único apoyo, como la base en la que sostener y dar sentido a toda su vida. Siente que sin el otro su vida no vale nada, por lo que se aferrará a esa persona de manera enfermiza. 

Poco aporte a la relación: Si no nos creemos personas capaces y válidas, no podremos aportarle nada al otro. No nos veremos con fuerza para luchar por la relación y resolver los conflictos. Las personas con baja autoestima se limitan a vivir a la sombra de su pareja, sin hacer nada por una relación que debería ser cosa de dos. 

Ansiedad: La persona con baja autoestima necesita que le confirmen continuamente que la quieren, tiene miedo continuo a que la abandonen, se ve incapaz de continuar su vida sin el ser amado y todo ello le provoca un malestar y una ansiedad que repercuten en la relación. 

Evitación de conflictos: Ese miedo a perder a la pareja hace que muchas veces las personas con baja autoestima cedan en las discusiones o admitan tener la culpa de todo pero no porque crean que el otro tenga razón sino por miedo a perderle. Esto hace que tu pareja no conozca realmente tus sentimientos y opiniones y provoca rencores y malos entendidos. 

Celos patológicos: Al pensar que no vale nada y que su vida no es nada sin su pareja, la persona con baja autoestima desarrolla un miedo irracional a perderle. La única manera en la que se sienten seguros es teniendo siempre a su pareja al lado, que no esté nunca con otras personas, Esto hará que la otra persona se sienta agobiada y dolida por la desconfianza, lo que provocará nuevos conflictos.