DOLOR CRÓNICO

El dolor tiene muchas dimensiones: el físico como base, la respuesta emocional que le damos y las implicaciones psicológicas que supone su experiencia: la importancia que le damos, lo que nos puede llegar a obsesionar, la visión catastrofista o la desesperanza ante el dolor.

Nadie duda de la existencia del dolor, PERO lo que tenemos que tener igualmente claro es que el manejo emocional que hacemos de esta experiencia puede hacer el dolor mucho más llevadero, amortiguandolo, y además, una persona que sabe manejar desde el punto de vista psicológico el dolor, puede tener menor conciencia de él, al tener actividades distractoras que no le hacen estar permanentemente pensando en su dolor, lo que produce un efecto amplificador.

Aquí puedes leer algunas cosas sobre el dolor:

ALGUNOS TIPOS DE DOLOR

VISTO TIPOS DE DOLORES, HABLEMOS DEL DOLOR

¿NECESITAS AYUDA?

Tel. 676 173 715

email almudenapelaez.psicologa@gmail.com

LA HIPNOSIS EN EL TRATAMIENTO DEL DOLOR

Son muchas las patologías o trastornos en los que la hipnosis ha mostrado su eficacia: ansiedad, depresión, deshabituación del tabaco, asma, trastornos dermatológicos, síndrome del colon irritable, náuseas y vómitos en la quimioterapia, sometimiento a procedimientos médicos estresantes, estrés postraumático, dismenorrea, dolor crónico, quemaduras, etc. 

Es importante resaltar que la hipnosis en el tratamiento de estos trastornos, no suele emplearse como técnica aislada sino dentro de una terapia más amplia. 

¿QUÉ TIPOS DE DOLOR SE PUEDEN TRATAR MEDIANTE LA HIPNOSIS?

La hipnosis se puede utilizar para disminuir o incluso eliminar el dolor tanto agudo como crónico. 

Si nos centramos ahora en el uso de la hipnosis para la disminución del dolor crónico, esta técnica se ha empleado en pacientes con cefaleas, dolor lumbar, dolor oncológico, fibromialgia, etc. Normalmente, la hipnosis se emplea dentro de un tratamiento cognitivo-conductual más amplio, cuyos objetivos suelen ser:

  • Reducción del dolor.
  • Reducción de la medicación.Aumento de la actividad y el ejercicio físico.
  • Aumento de la práctica de la higiene postural.
  • Reducción de la ansiedad y la depresión.

Para conseguir dichos objetivos se utilizan distintas técnicas que se pueden englobar en tres grandes bloques:

Informativas: consisten básicamente en suministrar información que se refiere principalmente a los mecanismos del dolor

Cognitivas: consisten básicamente en la reestructuración cognitiva de los pensamientos catastrofistas que provoca el dolor.

Conductuales: se centran en marcar objetivos conductuales (sobre todo referente a actividades distractoras) y en aplicar refuerzo por los avances en la consecución de dichos objetivos.

¿QUÉ SUGESTIONES SE EMPLEAN PARA LA DISMINUCIÓN DEL DOLOR ?

El procedimiento general que se suele emplear cuando la hipnosis está dirigida al tratamiento del dolor crónico u otro tipo de trastorno es básicamente el mismo. La diferencia principal estriba en el tipo de sugestiones que se le dan al sujeto una vez se encuentra hipnotizado. Las sugestiones pueden ser de muy diversa índole, las podemos agrupar en 3 categorías:

Visual :

— Tamaño y forma. Estas sugestiones consisten en dar forma y tamaño al dolor y progresivamente ir reduciendo el tamaño o degradar la intensidad del color, hasta finalmente conseguir que el dolor “ocupe menos espacio” o “se vuelva casi o totalmente transparente”.

—Luces de colores. El sujeto debe visualizar el dolor con un color concreto y el resto del cuerpo con otro color. El color procedente de las zonas donde no hay dolor se va extendiendo lentamente hasta que elimina el color del dolor.

—La radio. Se le sugiere al paciente que el dolor es como una radio que tiene un interruptor para el volumen y que él debe utilizarlo para ir disminuyéndolo. También se le puede explicar las vías de transmisión del dolor como si fueran cables eléctricos y sugerirle que existe un interruptor para encender y apagar que debe aprender a accionar.

—Símbolos. Muchos pacientes cuando describen su dolor utilizan metáforas como “mi dolor es como si me clavaran clavos en la espalda”. Estos símbolos se pueden utilizar durante las sugestiones. 

Sensorial :

—Guante de anestesia. El objetivo de este tipo de sugestión consiste en conseguir mediante sugestiones de entumecimiento que la mano se sienta anestesiada y visualizar la mano como un guante de anestesia. Una vez conseguido este objetivo, se le sugiere al paciente que al tocar otras partes del cuerpo donde existe dolor, éstas también serán anestesiadas y el dolor disminuirá o desaparecerá.

—Desplazamiento. Se pueden utilizar sugestiones de desplazamiento para provocar el “traslado” de las sensaciones dolorosas de una zona corporal a otra. Esta sugestión es útil dado que a veces hay zonas del cuerpo en que el paciente siente el dolor como más tolerable.

—Sustitución. Estas sugestiones consisten en sustituir las sensaciones dolorosas por otras menos negativas, por ejemplo sensación de: presión, calor, vibración, etc.

Cognitivas :

—Distracción. Mientras el sujeto se encuentra bajo hipnosis se le sugiere que realice diferentes tareas mentales (tareas aritméticas, recitar un poema, etc.).