TRASTORNO POR DÉFICIT DE ATENCIÓN (TDAH)

El trastorno por déficit de atención con o sin hiperactividad, es un trastorno que requiere una enorme dosis de paciencia por parte de los padres.

Los niños hiperactivos son incapaces de estarse quietos un minuto, se suelen golpear con los muebles al realizar todo de forma impulsiva y acelerada, no recuerdan las órdenes que se le dan y en el colegio suelen tener problemas de relación, ya que los otros niños no comprenden su incapacidad para respetar turnos o seguir las reglas de un juego.

Por su parte hay un grupo de niños que no son hiperactivos, pero sí desatentos, incapaces de centrar la atención. Estos niños no son tan fácilmente detectados y pasan por vagos o lentos cuando en realidad no son capaces de reterner varias órdenes secuenciales y el sistema de enseñanza con ellos debe seguir unas pautas muy características.

DIAGNÓSTICO TRASTORNO POR DÉFICIT DE ATENCIÓN

ALGUNOS DATOS SOBRE EL TDAH

AYUDA AL NIÑO CON TDAH

TRATAMIENTO DEL NIÑO CON TDAH

¿NECESITAS AYUDA?

Tel. 676 173 715

email: almudenapelaez.psicologa@gmail.com

CONSEJOS PARA TRATAR A UN NIÑO TDAH

¿Qué pueden hacer los padres para ayudar al niño o adolescente con TDAH?

• Confirmar el diagnóstico de TDAH por medio de profesionales de la salud (pediatras, psicólogos clínicos, psiquiatras infantiles, neuropediatras, neuropsicólogos) con experiencia y capacitación en este trastorno.

• Buscar una evaluación profesional y un tratamiento personalizado.

• Iniciar el tratamiento con profesionales que tengan adecuada formación en el TDAH.

• Buscar información adecuada sobre el trastorno, práctica, realista y que se fundamente en datos científicos. Podrá obtenerla de los profesionales que le atiendan o de las asociaciones de TDAH.

• Implicar a los familiares más cercanos en la educación del TDAH.

• Aprender a manejar las propias emociones negativas (enfado, culpa, amargura) y mantener una actitud positiva.

• Procurar dar a su hijo un refuerzo positivo inmediato y frecuente.

• Emplear recompensas duraderas y eficaces.

• Utilizar la recompensa antes que el castigo.

• Mejorar la autoestima del niño o del adolescente, utilizar mensajes positivos.

• Hacer tangibles los pensamientos y la solución de problemas.

• Simplificar las reglas de la casa o lugar donde se encuentren.

• Ayudar a su hijo a hacer las cosas paso a paso.

• Asegurarse de que sus instrucciones son comprendidas.

• Enseñarle a ser organizado y fomentar sus habilidades sociales.

• Ser indulgente.