DEPENDENCIA EMOCIONAL


Te seguiré por siempre, callada y fugitiva,
por entre oscuras calles molidas de nostalgia,
o sobre las estrellas sonreídas con ritmos
donde mecen su historia tus más hondas miradas


Julia de Burgos

 

La Dependencia emocional es un tipo de relación de pareja tóxica y en la que al final lo que queda no se puede llamar amor, sólo necesidad por una parte y pena por la otra.

En estas relaciones, el dependiente emocional mina, desgasta, anula a la otra persona que al final sólo vive evitando un drama.

El dependiente emocional no vive el amor como forma de entrega, sino como forma de reafirmación de su propio yo.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

El chantaje emocional

Cómo inicia la relación un dependiente

Convivir con un dependiente

Las relaciones del dependiente emocional

Dependencias relacionales

Alcoholismo y dependencia

Manipulación en el ámbito de la pareja

El dependiente emocional, ¿nace o se hace?

 

PSICOLOGÍA DE LA TERCERA EDAD

Yo no creo en la edad.

Todos los viejos

llevan en los ojos un niño,

y los niños a veces nos observan

como ancianos profundos...

Oda a la edad

Amado Nervo

 

Las personas mayores se enfrentan a problemas específicos de su edad.

Por una parte la pérdida de seres queridos, la soledad, la sensación de inutilidad, los problemas físicos, son fuentes de depresión y ansiedad.

Igualmente la pérdida de capacidad cognitiva, la sensación de torpeza (física y mental), son una fuente de angustia en nuestros mayores.

La Psicogeriatría se ocupa por una parte de promover hábitos saludables, incentivar la socialización y orientar a las personas mayores para conseguir un mejor ajuste personal y psicosocial.

Por otra parte, se presta una gran atención al diagnóstico de pérdidas cognitivas (que pueden ser de origen neurológico o fruto de estados depresivos) y se enseña a la familia a conseguir una mayor adaptación de sus mayores

 

ARTICULOS RELACIONADOS

PROBLEMAS GENERALES TERCERA EDAD: 


Psicología de la tercera edad
Problemas de la tercera edad
Depresión
Trastornos Sueño
Hipocondriasis en la Tercera Edad