AGRESIVIDAD

La agresividad es en ocasiones una conducta aprendida, y en otras una falta de recursos personales para superar la frustración.

Es importante que aprendamos a detectar las situaciones que pueden provocar un descontrol de impulsos, y en caso de encontrarnos en una situación de fuerte activación y presencia de ira, aprender a gestionar esta emoción, que siempre debe ser modulando nuestra conducta, y no aliviando este estado emocional de forma violenta (contra otros o contra nosotros mismos, quien no conoce a alguien que se ha destrozado los nudillos contra una pared).

Aquí tienes información sobre la emoción de la ira, y cómo aprender a controlarla

ALGUNOS DATOS SOBRE LA AGRESIVIDAD

TRATAMIENTO PSICOLÓGICO PARA EL CONTROL DE LA AGRESIVIDAD

¿NECESITAS AYUDA?

Tel. 676 173 715

email: almudenapelaez.psicologa@gmail.com

LA AGRESIVIDAD COMO FALTA DE CONTROL DE IMPULSOS

 

La agresividad es una conducta aprendida, y no reconducida convenientemente.

Muchas personas dicen que son incapaces de controlar el impulso agresivo, y esto no es totalmente cierto. Como cualquier conducta la agresividad se aprende y se "desaprende".

Ante una situación aversiva muchas personas tienen una salida de activación que se manifiesta en esa conducta agresiva (típico es el puñetazo en la pared para descargar la ira). 

Sin embargo a esas personas que consideran que son incapaces de controlar el impulso agresivo, dudan al preguntarles si ante un superior jerárquico ostentan dichas conductas, en la mayoría de los casos no. Así que: somos agresivos cuando no tenemos nada que perder, pero somos capaces de autocontrolar nuestra conducta cuando nos conviene o entendemos que dicha actitud puede tener consecuencias nefastas.

El manejo y control de la ira se maneja mediante terapia psicológica enseñando a las personas a regular la ira, reevaluar las situaciones que les hacen "estallar" y utilizar esos tres primeros minutos de arranque agresivo para reevaluar el daño producido y la conducta agresiva que le sigue.

Y es importante recordar que...en muchas ocasiones la conducta agresiva se aprende en la infancia