"Kufungisisa": el cansancio mental por pensar demasiado

Kufungisisa es una palabra de la lengua shona (Zimbabwe) que considera que pensar demasiado produce problemas como la ansiedad, depresión y problemas somáticos.
 Esta preocupación constante, que puede ser en torno a un tema en concreto (problemas conyugales, dificultades económicas, etc), y supone la rumiación constante de los problemas, con incapacidad para disfrutar de las cosas o pensar en cosas diferentes, como un pensamiento obsesivo al que se da vueltas constantemente.  
De esta forma Kufungisisa se asocia con varios tipos de trastornos psicopatológicos, como la ansiedad generalizada, los ataques de pánico, síntomas depresivos e irritabilidad.
En muchas culturas se considera que “pensar demasiado” es perjudicial para la mente y el cuerpo, provocando cefaleas y mareos.
Trastornos relacionados en el DSM-5: trastorno de depresión mayor, trastorno depresivo persistente (distimia), trastorno de ansiedad generalizada, trastorno de estrés postraumático, trastorno obsesivo-compulsivo, trastorno de duelo complejo persistente.
¿SE PUEDE CONTROLAR ESTE PROBLEMA?
Ciertamente es difícil conseguir un control sobre los pensamientos obsesivos que nos invaden. Probablemente una técnica como la parada de pensamiento no sea completamente útil.
Idealmente el tratamiento consistirá en una combinación de técnicas que buscan que la persona "desmembre" el problema hasta el punto de diluirlo. Se requiere un tratamiento cognitivo conductual y posteriormente se pueden aplicar técnicas de mindfulness,
La finalidad del tratamiento es que la persona consiga elaborar los pensamientos sobre sus problemas, afrontándolos y buscando soluciones, en caso de tener solución, o aceptando una solución cuando no hay posibilidad de cambiarla, enseñándole a descentrar sus pensamientos de "su" problema para dotar su mundo interior de mayor riqueza, disfrutando de aquellas situaciones en las que hasta el momento no lograban el pleno disfrute por estar atrapados en sus preocupaciones

Tal vez sea el momento de hacerle un ERE a tu Departamento de Solución de Problemas

 

Imagina que tu cerebro es una empresa, con muchos departamentos.

Tienes un departamento dedicado al procesamiento de la información que recibes. Este departamento distribuye el trabajo etiquetándolo: en algunas ocasiones los "problemas" que aparecen pasan al Departamento de Aceptación, ya que no son realmente problemas por resolver, son situaciones de la vida que tenemos que encajar.

En el Departamento de Aceptación hay personas con gran experiencia de la vida que tratan de encajar esas situaciones irresolubles dentro de nuestra vida. Ojo con los becarios, como se les encargue la gestión de emociones vinculadas a estos no problemas-lances de la vida,  pueden liarla pardísima, dando una respuesta poco adaptada a la situación.

El resto de situaciones que entran en el Departamento de Procesamiento de la Información, pasan al Departamento de Solución de Problemas. Aquí se suele formar el gran lío. En este Departamento hay un servicio de clasificación: ponderan la importancia y la urgencia de los problemas y los pasan a urgentes/importantes, prioridad media, cosas que habrá que ir pensando en algún momento.

Este es el departamento complicado. Tiene fama en algunos cerebros. Las personas que han hecho una buena selección de personal de este Departamento tienen buenos empleados: eficaces, eficientes, organizados. Suelen tener la mesa limpia, porque atienden con diligencia los asuntos que entran, analizan las situaciones y suelen ser bastante certeros en sus diagnósticos.

Ahora bien, hay cerebros con unos Departamentos de Solución de Problemas....muchísimo personal, todos caminando de un lado a otro como pollos sin cabeza, resoplan quejándose de la cantidad de trabajo que tienen, están desmotivados, se les acumula el trabajo y la sobrecarga de problemas les lleva a tomar decisiones erróneas, o directamente no tomarlas.

Aquí esta la sobrecarga, este es el Departamento sobre el que hay que actuar. Tiene tantos empleados que el Departamento de Ocio y Tiempo Libre no tiene recursos, y hay pocos trabajadores, no les llega material. Todo queda bloqueado en el otro Departamento.

Toda la empresa cerebral les odia, taponan, ralentizan y su ineficacia hace que el Departamento de Somatizaciones se tenga que "comer más de un marrón".

De nada sirve un buen cerebro con estupendas instalaciones si tienes problemas en este departamento. Tal vez sea el momento de reorganizar la plantilla: menos personal y más dinámico en su trabajo. Distribución de problemas: el Departamento de Problemas urgentes es como una unidad de intervención rápida: tiene prioridad absoluta y no le suele gustar que personal del departamento de "anticipación de problemas futuros" (les llaman los "y sis", unos cenizos) estén pululando y estorbando constantemente. Interrumpen, distraen, hacen que el cerebro no pueda realizar su trabajo perfectamente.

Si estás teniendo problemas con los departamentos de tu cerebro, haz una auditoría: recoloca al personal, da prioridad a aquellos departamentos eficientes y elimina al personal que dinamita el buen funcionamiento de tu empresa.

Hay excelentes cursos de formación sobre solución de problemas, bloqueo de preocupaciones innecesarias, priorización, relajación, gestión del tiempo libre, relativización...

Si vas a preguntar a algún asesor externo, probablemente te hablarán de ansiedad anticipatoria, necesidad de control de aquello que en incontrolable y técnicas distractoras.

Tu cerebro puede tener un Trastorno de Ansiedad Generalizada. Si ese es el caso, hazle un ERE. Tienes personal poco cualificado que está enfermando tu empresa