El Trastorno de Estrés Postraumático (TEPT) aparece tras presenciar un suceso traumático que la persona no es capaz de apartar de su cabeza.

Existe una reexperimentación de la situación vivida, activación al pensar en los hechos ocurridos y evitación de aquellos lugares/personas que le puedan recordar el suceso.

El cuadro genera ansiedad y normalmente se asocia con depresión.

Su forma de tratamiento es peculiar, ya que la forma en la que el paciente ha procesado el trauma no es de forma "verbal", sino a través de imágenes, por lo que es muy frecuente que aparezcan flashbacks.