AMAR ES UN ARTE QUE POCOS CULTIVAN

arte de amar.jpg

Es difícil amar a otro más que a uno mismo, pocas veces se logra y nos conformamos con sucedáneos de lo que debería seguir creciendo hacia la perfección, pero nuestra incapacidad, nuestros miedos o la falta de memoria nos hace estancarnos en relaciones buenas pero no bellas.

Ojala pudiéramos sentir por nuestra pareja como el primer día. La verdad, sería agotador, pero a la vez, y esto no es cuestión de intensidad sino de calidad, el conservar intacta la motivación hacia la otra persona nos haría ponernos las pilas y no dejar nuestra relación como algo estable pero un poco inerte.

Os propongo que reflexionéis (a aquellos que tenéis pareja, el resto toca esperar tiempos mejores).

¿Qué tal vamos con aquel deseo irracional de ver, tocar, oler a nuestra pareja? tal vez lo hayamos cambiado por poner una mejilla indiferente para recibir unos frios labios a la vuelta del trabajo.

¿Os acordáis cuando os arreglabais y ambos parecíais dos sanluises cuando quedabais para tomar el aperitivo? mira a tu lado: tú eres la de la bata horrorosa y supercómoda y él se está rascando el glúteo en calzoncillos y una camiseta raída. Esa confianza que da asco.

Antes sus “cosas” nos hacían gracia y ahora nos superan. La crítica, el no pasar ni media, suele ser una práctica habitual en parejas que se llevan bien (a no ser que uno de los miembros sea pasota profesional).

A veces la pareja se vuelve competitiva para conseguir sus propios objetivos y se olvida que la convivencia es no vivir juntos, es VIVENCIAR juntos. No es cuestión de quien consigue el máximo confort o que la vida se adecúe mas a sus deseos, se trata de hacer de la vida una aventura maravillosa, de poder disfrutar cada minuto del que disponemos, de coger fuerzas para afrontar los malos momentos con cohesión, sintiéndonos arropados.

Amar no es olvidarse de uno mismo, en absoluto. La persona sigue siendo un ente individual que necesita sus parcelas, y que va nutriendo su personalidad. En el amor hay sitio para el ser individual, pero la persona siente que sus propias experiencias, su parte personal, de forma que siempre puede aportar nuevas cosas a la pareja. Si dejas de ser uno mismo para ser parte del otro pierdes tu esencia, y no te nutres ni puedes nutrir a la relación.

Dejad de lado las rutinas, vivid como locos la experiencia del amor.

Utilizar la cabeza para hacer planes sorprendentes, usar las manos para volver a las caricias, usar los ojos para mirar y no sólo ver. Comunicaros, confesaros, expresaros, haced de vuestra pareja el compañero perfecto con todas sus imperfecciones, y sí tenéis que aprender a respetar a la otra persona con sus defectos, porque así le conocisteis y le amasteis. El viejo truco del “ya le cambiaré” es algo estúpido, es como querer programar que la persona a la que empiezas queriendo como es debe terminar siendo un frankenstein de lo que a ti te conviene, si tu no quieres que te cambien, ¿por qué has de cambiar a tu pareja?

Si no eres alérgico, dedica el domingo a disfrutar y no hacer limpieza general como si hubiera revisión de tropas a las 8 de la tarde. Nadie vendrá a decirte que tu casa es una patena, pero te habrás perdido un abrazo en el paseo, una broma, una siesta llena de paz….

La memoria es una de las más potentes armas para cultivar el arte del amor. Memoria para no perder de vista lo que te llevó a la persona y todo aquello que deseabas hacer junto a ella.

Vive el amor como un arte y no como una rutina. Compartir la vida con otra persona puede ser una aventura apasionante. No la degrades, no dejes pasar la oportunidad de convertir tu vida en un viaje maravilloso .

Yo he visto parejas de ancianos que resumían a la perfección esta lección bien aprendida. Ver la ternura de sus manos entrelazadas, sus ojos cruzarse, cómo se ayudan a caminar es de las experiencias más sobrecogedoras y bellas que se pueden vivir. Luchar por ser una de esas parejas. Está en vuestras manos.

Amor, enamoramiento, encaprichamiento, cariño...Ese tremendo lío de las emociones

EL AMOR

Una vieja polémica, aún no resuelta, es la que intenta distinguir al amor de otros estados emocionales y sentimientos como la atracción, el gustarse y el simple “enamoramiento”: ¿Es cualitativamente similar a los demás tipos de atracción interpersonal, con diferencias cuantitativas de intensidad, o es una realidad psicológica distinta y específica? Y, por otro lado ¿son todos los tipos de amor similares o tienen características diferenciales?

Tradicionalmente, la psicología científica ha defendido diferencias cualitativas entre el amor y la atracción, así Rubin presentó una escala diferenciadora del amor y la atracción, siendo los elementos cruciales los siguientes:

La atracción exige:

a) una evaluación favorable del otro (admiración)

b) respeto y confianza

c) percepción de semejanza (sentirnos parecidos)

El amor comprende:

a) una necesidad de estar con esa persona (apego)

b) una tendencia a prestarle ayuda aún cuando esto exija un sacrificio

c) un deseo de intimidad y exclusividad.

Por sexos, en los hombres se establece una mayor correlación (0,56) entre el amor y la atracción que en las mujeres (0,36), distinguiendo más claramente éstas ambos sentimientos y siendo más probable que una mujer se enamore de un hombre que no le gusta que a la inversa.

En concreto, hay tres importantes consideraciones que diferencian la atracción y el amor:

a) La fantasía: Las personas se sienten atraídas por quienes las gratifican, pero quienes aman pueden hacerlo a personas que realmente las gratifican o que las gratifican en sus fantasías (esto puede llevar, claro está, a la pasión y a la “ceguera”, enamorándonos de una criatura perfecta que nos proporciona una gratificación ilimitada... lo cual lleva fácilmente al desengaño. Así nos convencemos de que la persona amada posee cualidades extraordinarias, lo cual –con la convivencia– puede desinflarse o, como todos los espejismos, desvanecerse y, llevar a la ruptura si el único fundamento de la relación era este espejismo o ceguera).

b) El tiempo: La clave del verdadero amor la da el tiempo; el verdadero amor se consigue luchando contra el tiempo, habiendo desaparecido, incluso, la pasión, fortaleciéndose con las gratificaciones reales y no con las fantaseadas.

c) La sensatez: La atracción suele ser un fenómeno sensato, mientras que el amor –sobre todo el apasionado– no suele acogerse a normas sensatas, puesto que es algo más emocional que racional, aunque –para que funcione– no debe llegar a la “locura de amor”

Ciñéndonos más al amor de pareja (“apasionado” o “romántico”)Hatfield y Walster lo definen como “un estado de intenso deseo por la unión con otra persona” con las siguientes características:

a) Es un estado cargado de emociones y de excitación fisiológica general (atracción, deseo sexual, celos, enfado, ambivalencia y malestares por ausencia o nimiedades) fácilmente evidenciable

b) Con pensamientos recurrentes y característicos sobre la persona amada (idealización, temor al rechazo/abandono)

c) Con patrones peculiares de conducta, verbales y no verbales

LA DISTINCIÓN ENTRE EL ENAMORAMIENTO Y EL VERDADERO AMOR

Debe distinguirse entre el verdadero amor y la pasión, describiéndose el primero como maduro, duradero y sensible, frente a la pasión que se describe como infantil, caprichosa e irracional; de igual modo se diferencia del efímero amor romántico, siendo el amor verdadero más realista y duradero y más propio de las personas casadas que de las solteras. De hecho nadie puede mantener por mucho tiempo el mito y el irrealismo ideal que se fabrica durante el enamoramiento romántico y la pasión

En última instancia, Berscheid y Walster plantean que el amor romántico-apasionado es un fenómeno en su mayor parte de creación cultural, es decir, una forma cognoscitiva de calificar fuertes emociones con sustrato hormonal, que toma sentido del contexto social y no del contenido fisiológico de la excitación. En este marco, para que se dé el enamoramiento –flechazo–apasionado, el sujeto tiene que:

a) haber aprendido en su cultura que el amor es algo socialmente apropiado

b) tiene que aparecer otra persona que en la realidad o en la fantasía reúna las características adecuadas para ser el objeto de nuestro amor

c) ha de haber un estado de excitación emocional relacionado con la otra persona .

¿Es el componente sexual uno de los elementos diferenciadores?, la respuesta es que este componente no es clarificador, siendo más importante las emociones intensas y cómo se interpretan éstas